Tu belleza en manos médicas

cyber_noviembre_2020

¿Por qué al realizarnos un cambio nos sentimos bien?

Tanto las emociones positivas como las negativas se reflejan en nuestro rostro. Las líneas de expresión por ejemplo, se marcan aún más debido al mismo motivo, favoreciendo la aparición de arrugas.


Existen estudios que vinculan estrechamente el concepto de felicidad con la realización de un tratamiento médico estético. ¿Te gustaría saber más? ¡Entonces sigue leyendo!

¿Para qué sirven las emociones?

Nuestro Director Médico, el Dr. Martín Rampone, comentó que: “permiten la comunicación, adecuación y regulación. El lenguaje no verbal forma parte del contexto social de las personas.”

Dentro de las expresiones universales se pueden encontrar: la tristeza, felicidad, sorpresa, miedo, enojo, asco y desprecio. Cada una de ellas se manifiesta en la cara y provocan que las arrugas vayan apareciendo con el paso del tiempo.

El resultado de las microexpresiones faciales en nuestros rostro acumuladas en el tiempo, hará que ciertas zonas presente mayores líneas de expresión que otras e “impregnarán” nuestra piel de las emociones vividas.

¿Qué se activa en nuestro cuerpo cuando nos cuidamos?

El núcleo amigdalino, encargado de los sentimientos, tiene una reacción favorable y positiva cuando se aplica toxina botulínica, disminuyendo la ansiedad y depresión, provocando una psicología positiva en los pacientes. Este efecto se logra a dosis moderadas y no exageradas, ya que al no poder contraer el entrecejo y marcar signos de enojo, nuestro cerebro lo interpreta como señal de bienestar y felicidad.

¿En qué consiste este tratamiento?

Por medio de inyecciones de una neurotoxina elaborada por una bacteria denominada clostridium botulinum en la unión neuromuscular, se consigue reducir las marcas en las líneas de expresión, correspondiente al entrecejo, frente y patitas de gallo.

¿Por qué se reducen las arrugas con la toxina?

Con la aplicación adecuada de dosis de toxina, se consigue que la hiperactividad muscular se reduzca, por lo tanto, los gestos de enojo, asombro o frustración ya no serán constantes en la forma de vida del paciente, lo que se vincula con el núcleo amigdalino y se logra alcanzar la felicidad por aumento en la secreción de neurotransmisores positivos como la dopamina.

El Dr. Martín Rampone, destacó que es fundamental saber cuál es la dosis adecuada y necesaria según el paciente, ya que el exceso de ésta podría dejar efectos secundarios como un rostro sin expresión o congelado. “Buscamos que los resultados sean naturales y sabemos que su felicidad depende de ello”.

Si quieres saber más sobre este tratamiento u otros, puedes llamar directamente a nuestro Call Center al 600 300 1800.

Somos la única Clínica Estética acreditada en Chile.

En calidad en los procesos de atención en salud

Sello de confianza de la Cámara de Comercio de Santiago.

Más de 40.000 transacciones online desde 2016

Contamos con Certificación ISO 9001.

Comprometidos con la mejora continua

Somos la única Clínica Estética acreditada en Chile.

En calidad en los procesos de atención en salud

Sello de confianza de la Cámara de Comercio de Santiago.

Más de 40.000 transacciones online desde 2016

Contamos con Certificación ISO 9001.

Comprometidos con la mejora continua