Convierte el estampado en tu mejor aliado

¡Convierte el estampado en tu mejor aliado!

Las prendas con estampados se convierte en la prenda favorita de muchas. A continuación encontrarás las reglas básicas para elegir bien y lucir increíble sin equivocarse.

Los estampados de flores, animales, figuras abstractas, geométricas y colores vibrantes llenos de vida, se usan para dar originalidad y estilo a tu forma de vestir diaria. Este estilo lo puedes usar durante todo el año, es atemporal y nunca deja de ser tendencia, lo ideal es usarla en días soleados y frescos. Se adapta a cualquiera de las estaciones del año (primavera, verano, otoño e invierno) siempre y cuando la paleta de tonos, diseño y estilo de grabado se relacione con estas épocas.

A la hora de usar estampados en accesorios, prendas de vestir o zapatos, debes tomar en cuenta varias reglas de oro. Por ejemplo, algunos estampados no favorecen todos los tipos de cuerpo y, a la hora de hacer juego con el resto de tu conjunto, el objetivo es lograr atracción visual y armonía en tu look.

El estampado y tu cuerpo

Usar estas prendas de forma adecuada ayuda a disimular partes del cuerpo o resaltar ciertos atributos. Estas sugerencias pueden darte una idea de lo que te vendría bien usar, y lo que no.

Puntos: Si eres de figura redonda, las prendas con este tipo de estampado aumentará tu talla visualmente; le dará más volumen a tu cuerpo. No deseches estos grabados en la tela: recurrir a los colores neutros con algún accesorio estampado es la mejor alternativa.
Rayas: Las prendas con rayas verticales encajan a la perfección con los cuerpos delgados, pues hace ver más estilizada la figura femenina y otorga altura. En cambio, las horizontales proporcionan anchura.

Flores: Si eres de esas personas con poco busto, recurre a las blusas con este estampado; pueden ser pequeñas, aunque mientras más grandes, mejor, pues dará la impresión de tener mucho más. Para las chicas de grandes atributos no es recomendable su uso, pues en vez de disimular, le dará volumen excesivo a esa área del cuerpo. Si este último es tu objetivo, apuesta por él.

Geométricos y figuras abstractas: Es apropiado para aquellas personas que carecen de curvas, pues su diseño agrega volumen al cuerpo. Además, estas prendas le dan un aire divertido, atrevido y jovial a quien las usa. La ventaja de estas es que son asimétricas en las partes voluptuosas, lo que disimula perfectamente estas áreas. Úsalos preferiblemente en vestimenta de una sola pieza.

Pocas curvas: No importa si las telas tienen puntos, rayas, estrellas, cuadros, flores pequeñas, grandes, figuras abstractas o coquetos animalitos, pues, lo primordial, es que la pieza tenga movimiento, aberturas, tiras o el clásico plisado para darle soltura al cuerpo y crear la sensación de tener curvas peligrosas. Un enterito unicolor o estampado ajustado a la cintura también es buena elección para resaltar tu silueta.

10 mandamientos para combinar

  1. Dale el protagonismo que se merece al animal print; llévalo en el calzado, accesorios, un maxiabrigo, chaqueta o en un despampanante bolso. Si deseas incluirlo en tu vestimenta, combínalo con ropa de color negro, beige, marrón o blanco. Prendas de un solo color con accesorios con este estilo de estampado te harán dar una lección de estilo.
  2. Es válido usar grabados multicolor. La clave es llevarlo con una prenda de un solo color para no quitarle el protagonismo.
  3. Siempre debe haber un tono en común con el resto de la gama de la vestimenta.
  4. Los colores neutrales son los más indicados cuando entre tus prendas no dispones de un tono que sea similar al del estampado.
  5. Las más atrevidas juegan a combinar el mismo motivo textil, pero lo ideal y más atractivo es hacerlo con estampados diferentes; los puntos y las rayas son buenos aliados. Las figuras geométricas con las líneas se llevan bien.
  6. Si más de una figura protagoniza tu vestimenta del día, recurre a los zapatos lisos, sin elementos decorativos. Los tonos claros deben convertirse en la apuesta ganadora. En estos casos los de color blanco o negro entran al juego.
  7. Diviértete con las texturas: usa una blusa de encaje con una chaqueta estampada, por ejemplo. Tú decidirás los colores que harán juego. Pon a volar tu imaginación.
  8. En caso de usar un vestido con estampados procura que los tacones que uses – sin importar el estilo – hagan empatía con algún tono de la vestimenta.
  9. Si todo tu look es de un solo color, agrégale un brochazo artístico con unos stilettos con flores o estilo felino (animal print).
  10. No temas incluir varios tamaños en un mismo look: puntos grandes y pequeños, flores pequeñas que complementen a otras más grandes.



Fuente: http://www.vogue.es / http://www.glamour.es/